“LA TOMA DE DECISIONES EN TIEMPO DE CRISIS POR LOS ALTOS EJECUTIVOS”

Mi experiencia como Gerente Financiero y miembro de un Comité Ejecutivo para reestructurar una empresa en crisis, me confirma que la toma de decisiones en la reorientación de una empresa para generar utilidades y disminuir el endeudamiento, debe ser ejecutado por un externo sin ningún interés en la empresa.

Los altos ejecutivos que conducen las organizaciones son los responsables de la buena o mala gestión empresarial, por ejemplo, el Director Técnico de una selección de fútbol cuando se enfrenta  a partidos con resultados adversos continuamente, es inmediatamente separado, incluso son ellos mismos los que ponen a su disposición  su cargo, sin embargo, esto no ocurre siempre en la conducción de empresas familiares.

“En tiempo de crisis debe predominar el carácter decisivo de la Dirección para realizar cambios drásticos en el diseño y dirección de la organización, con lo cual, es importante apoyarse con una asesoría externa para tomar las mejores decisiones, como un paralelo con la muerte, cuando nos enteramos de un tumor cancerígeno no tenemos tiempo para pensar y debemos entregarnos a un especialista para intentar salvar nuestra vida”

Las fases que experimenta un alto ejecutivo en tiempo de crisis

  1. La primera fase es la negación de la realidad : cuando una empresa no consigue los resultados económicos esperados, la Dirección puede argumentar que la información de los estados financieros están mal preparados, aduciendo que es imposible que la empresa esté perdiendo dinero, con lo cual, se retarda más la decisión de un cambio organizacional.
  2. La segunda fase es no asumir la responsabilidad : se puede señalar a las Gerencias de venta que están vendiendo con poco margen o por debajo del costo, que no hay un buen control en el proceso de producción de las plantas, que la competencia está siendo agresiva con los precios, todas son afirmaciones válidas, pero mientras la dirección no asuma en primera persona la responsabilidad, se dilata más la toma de decisiones para realizar un cambio, por lo tanto, la empresa como un paciente con cáncer, le está quedando poca esperanza de vida.
  3. La tercera fase el descontrol y la desconfianza : ante una Dirección con poco liderazgo y determinación, se origina una fuga de talentos.
  4. La cuarta fase es la búsqueda de expertos : los dueños que sienten a su empresa como a un hijo, y ven cómo se les está yendo de sus manos, toman las decisiones de cambiar de rumbo con apoyo de expertos, en la mayoría de los casos ya es demasiado tarde.
  5. Establecimiento de un comité de expertos : es la última fase y se hace un diagnóstico de la empresa, lamentablemente, siguiendo el ejemplo del paciente con cáncer, la enfermedad ya está generalizada en fase metástasis, con lo cual, la empresa tiene principalmente dos opciones : liquidarla o reestructurarla.

No cabe duda que ante un entorno más competitivo y dinámico, con menos tiempo de análisis para tomar decisiones, es muy importante la asesoría permanente de expertos independientes.

A %d blogueros les gusta esto: